Apadrina

Sabemos que mucha gente no puede adoptar un animal, bien porque no puede darle las atenciones que necesita o bien por cualquier otra circunstancia. O a lo mejor tienes ya un perro o gato en casa y no te puedes hacer cargo de más animales…

Si te encuentras en esta situación, pero quieres hacer algo más por algún animal en concreto APADRINALO.

Apadrinar un animal significa que te haces cargo de parte del gasto que ocasiona el animal en nuestro centro (mínimo 8 € al mes), y que puedes ir a visitarlo, pasearlo y estar con él, de forma que el animal y tu paséis un buen rato, hagáis ejercicio, y podáis compartir vuestro cariño. Y si el perro o gato que apadrines es adoptado, puedes pasar a ser el padrino de otro animal de nuestro centro, el que tú elijas.
Piensa que hay animales que por su edad avanzada o por las condiciones en las que llegan enfermos, heridos, maltratados,  mutilados… tienen menos posibilidades de ser adoptados. Apadrinándolos  los harás un poquito más felices y les darás la oportunidad de tener un “dueño” para ellos solos aunque sea unas horas durante la semana, Seguro que ellos te recompensarán con creces.

Apadrinando nos estás ayudando a  proporcionarles:

  • Piensos especiales que por su edad o por su situación requieran.
  • Los tratamientos, en ocasiones bastante caros, de aquellos gatos y perros que necesitan atenciones veterinarias de por vida.
  • Intervenciones de toda clase que debamos realizarle por cualquier tipo de circunstancia.
  • Unas mejores instalaciones, en constante remodelación, para que se encuentren más cómodos y felices.

Pasos para apadrinar a un animal del Refugio de la Protectora:

Después de pasar los trámites en la oficina, irás al Refugio con un voluntario que te explicará de nuevo una serie de normas (no soltar a los perros, evitar conflictos entre ellos, no darles huesos ni comidas que les puedan sentar mal…). Elegirás un perro como tu apadrinado. Desde ese momento, puedes ir a pasearlo cuando quieras, de 8 de la mañana a 9 de la noche, por las inmediaciones del Refugio. Cuando hayas ido a pasearle más veces (aproximadamente unas 10), podrás llevarlo a tu casa a pasar el día o a pasear por la ciudad.

Debes tener claro que nuestros animales están todos esperando una adopción, y que si tú como padrino estás pensando en adoptarlo, debes comunicarlo en la sede de la Protectora para formalizar la reserva.

Hay padrinos que sólo quieren ayudar con su aportación mensual, otros que lo usan como previo paso a formalizar la adopción, pero todos llegan a la misma conclusión: ser padrino es una de las cosas más gratificantes que hay.